Blogia
~>Errrr PamBiii<~

LA SECRETARIA DE HITLER

LA SECRETARIA DE HITLER

QUERIDO DIARIO:

 

Hoy día 30 de Abril de 1945, siendo las 1:45 de la tarde, refugiado en el búnker donde oigo numerosas bombas explotar cerca de éste, estoy retomando el transcurro de toda mi vida. He vivido momentos felices, divertidos, maravillosos…pero también como toda persona he vivido esos momentos en los que no te quedas con buen sabor de boca; malos, melancólicos y verdaderamente tristes. Me considero una persona totalmente normal pero con una ideología diferente o mejor dicho, con una ideología no respetada ni tolerada por todas las gentes. Hoy, estoy pensando en quitarme la vida ya que se que es la mejor opción porque realmente tengo mucho miedo de que los soviéticos lleguen hasta mí y sean ellos los que acaben conmigo. En este momento me encuentro con una   grañidísima tristeza que recorre mi cuerpo ya que hace unas horas he tenido que asesinar a mi gran amigo Blondi, mi perro, para observar si unas pastillas funcionaban perfectamente. Blondi murió en el instante que se tragó las pastillas y de repente aunque no se lo crean, me entró un gran vacío en mi cuerpo puesto que había matada a un animalito muy apreciado para mí.

 

Bueno cambiando un poco de tema…Me he dado cuenta de que he vivido muchos, muchísimos, acontecimientos a lo largo de mi vida. En 1914 me aliste al ejército Alemán para combatir en la primera guerra mundial ya que en mi país de nacimiento, Austria, no me aceptaron en su ejército austro-húngaro por el supuesto motivo de que poseía defectos físicos. Durante la primera etapa de la Gran Guerra todos los alemanes, incluyendo yo, pensaban que la ganadora de la guerra sería Alemania, peor no solo los alemanes pensaban eso sino también las demás potencias puesto que el imperio del Kaiser, Guillermo II, estaba ganando mucha fuerza y poder. Pero cuando se pensaba que íbamos a ganar, Alemania realizó un movimiento estratégico inadecuado ya que al mismo momento que estaba atacando a Francia a través de Bélgica, atacó también el imperio Ruso puesto que éste sufría importantes revueltas en su país. Realmente yo me quede muy enfurecido, descontento e insatisfecho por la pérdida confusa de Alemania en la Primera Guerra Mundial. El descontento del ejército alemán que salió ileso de la guerra y el de los ciudadanos era muy grande al salir derrotada en la guerra.

 

Después de acabar esta guerra, en 1919, se realizó el tratado de Versalles, que era un tratado de paz entre los aliados y Alemania. Aquí se trató que el imperio Alemán tras salir derrotada de la primera guerra mundial debiera pagar todos los daños sufridos y que perdiera todas sus colonias lo que me conllevo a un enfurecimiento y descontento impresionante. Esto me condujo junto con el descontento de la pérdida confusa en la Primera Guerra Mundial a formar, yo junto a mis seguidores, mi propio partido nazi, el principio de un sueño, que después de varios años llevó a cabo que este sueño se me hiciera realidad. Al principio éramos pocos eso si, éramos impopulares también, pero éstos no fueron obstáculos para que no triunfase mi gran partido nazi. Teníamos un símbolo muy peculiar que se llamaba esvástica donde yo me dirigía a él como el símbolo de la lucha por la victoria del hombre ario. Utilizamos la esvástica negra dentro de un círculo blanco sobre fondo rojo, siendo el negro, el blanco y el rojo los colores de la antigua bandera del Imperio alemán.

Pasados cuatro años, en 1923, nos decidimos y realizamos un golpe de estado, es decir, el llamado putsch de Munich (golpe de estado en Munich). Entonces, al no funcionar esta revelación, fui junto con Rudolf Hess, condenado a cinco años de prisión, aunque realmente solo estuve 1, suficiente para redactar mi gran obra llamada “Mein Kampf” (mi lucha) que me basé en la representación del programa nazi con ideas racistas y fascistas y mi ideología totalmente antisemita. Rudolf Hess era una persona muy cercana a mí y en el que confiaba bastante, pero durante la Segunda Guerra Mundial me traicionó como otros tantos viajando a Gran bretaña a intentar pactar con ellos para acabar esta guerra.

 

Bueno…En 1924 salí de la cárcel y cuatro años después, en 1929, surgió el crack de la bolsa de Nueva York, la gran depresión, donde se pasaba hambre, no había trabajo, la gente se quedaba en paro sin dinero, etc. Esto a mi no me afectaba para nada la verdad ya que yo soy un hombre que solo piensa por mi mismo y verdaderamente esta situación favoreció considerablemente a mi partido político puesto que íbamos ganando cada vez mas popularidad ya que poco a poco íbamos ganando el apoyo de los ciudadanos.

 

De paso también íbamos culpando a los judíos y a los comunistas por esta situación ya que así nuestro partido nazi iba tomando más poder y a la vez, empezando a discriminar a estos pobres desgraciados, los judíos.

Mi rencor, mi rabia, mi ira hacia estas cosas, porque para mi no son sino cosas, fue, es y será extremadamente grande ya que nuestra raza, la aria, es la imprescindible, es decir, la que esta por encima de todo. Este es el pensamiento que debe llevar todo nazi y por eso fue mi ansia por intentar acabar con ellos y exterminar esa población del mundo entero. Pongo bien orgulloso como ejemplo de familia nazi, la familia Goebbels, y especialmente la esposa de Paul Joseph Goebbels, la señora Goebbels, que siempre la he considerado la madre de Alemania

 

En 1931 recuerdo que me lleve un gran enfado en nuestras olimpiadas, en las de Berlín, ya que en una carrera de atletismo ganó un negro en vez de ganar el alemán de raza aria. Fue un momento muy duro par ami ya que esas cosas yo no las tolero como por ejemplo no toleran mucha gente mi ideología. En el momento en el que tenia que darle la medalla a ese negro zarrapastroso me di la vuelta y me fui de ese lugar ya que no tenía el valor para ponerle una medalla en el cuello a una miserable persona como esa.

 

En 1933, cuando gané las elecciones, fue uno de los momentos más felices de toda mi vida ya que en este año fue cuando llegue al poder, a la democracia, y lo primero que hice fue eliminar todos los demás partidos e implantar mi propia dictadura nazi, donde yo sería el canciller, es decir el hombre más importante de toda esta ideología. Poco después, realicé el Reichstag donde incendié el parlamento pero culpando a los comunistas, pero finalmente por mi desgracia quedo aprobada su inocencia y me culparon a mi partido nazi sobre este atentado.

Entre el período donde se acabó la Primera Guerra Mundial y gané las elecciones de 1933 hubo una república llamada, la república de Weimar liderada por Hindenburg, cuyo nombre se le otorgó a un zepelín inventado por él; que abarcó desde los años 1919 y 1933. Ésta república acabó cuando yo llegue al poder, implantando así mi dictadura nazi y autonombrándonos el III Reich, es decir, el tercer imperio ya que el segundo fue durante el reinado de Guillermo II acabando así éste a causa de la derrota en la Primera Guerra Mundial.

Desde que llegue al poder, hasta 1939 me base en determinar las distintas medidas antisemitas y también hacer las leyes de Nuremberg en 1935 con las que me ayude para la discriminación y el aislamiento de éstos. Empecé de menos más. Con pasos cortos pero firmes. Así poco a poco los fui discriminando y apartándolos de la sociedad. Muchas personas se tuvieron que exiliar a causa de mi ideología. Un caso que me llama la atención es el de un tal Thomas Mann ya que éste cuando llegué al poder se exilio en un principio a Suiza y después al comenzar la Guerra se Trasladó hacia EEUU. Debo darle la enhorabuena a esta persona ya que atacó duramente a través de la prensa a mi ideología nazi. Pero si hubiera estado en Alemania, pues realmente no hubiera durado mucho su existencia. Sinceramente el discriminar y tratar a éstos como verdaderos animales no me daban pena ni mucho menos, me divertía haciendo eso, era algo placentero y satisfactorio para mí. Diversos acontecimientos realicé: como la noche de los cristales rotos donde con la excusa del asesinato de Vom Rath realizamos una revuelta contra los judíos causando así el destrozo de sus negocios y matando a 50 judíos. Otra noche fue, la noche de los cuchillos largos, en la que nosotros los SS cuyo comandante es Himmler, acabamos con el dirigente de la SA e hicimos una depuración dentro del partido nazi aprovechando también la eliminación de algunos partidos políticos.

Después de todo esto, mi próximo objetivo era extenderme por toda Europa. Empecé por el anchluss, es decir, por la anexión con mi país de nacimiento, Austria. Después continué con los sudetes, es decir, por algunas partes de Checoslovaquia. Realmente no se porque las otras grandes potencias, Francia o Gran Bretaña, no me impidieron estas anexiones. Me supongo que sería por respeto o por miedo a mi persona ya que me consideraban un hombre cruel y escalofriante con actos realmente alucinantes sin compasión ninguna. No era éste mi pensamiento hacia mí. Yo pensaba que ¿Por qué no podía crear yo una ideología como la mía y expandirla por todo el planeta? ¿Qué tiene de malo? Pero se ve que esto no lo respetaba todo el mundo pero al igual que se implanta una democracia ¿Por qué no implantar una dictadura nazi? Era lo que yo no entendía. Por eso recurría a la fuerza bruta sin ningún tipo de compasión por nadie ya que a mi nadie me da pena, ni incluso mi compañera sentimental Eva Braun con la que fui casado ayer día 29 de Abril de 1945. Realmente si por algo que me interese, necesito matar a mi esposa, lo haría, puesto que seguramente esa cosa me resultaría mucho más beneficiosa para mí.

Después nos reunimos en la conferencia de Munich donde se decidió en 1938 solucionar la crisis de los sudetes por parte de los dirigentes del Reino Unido, Francia, Italia y Alemania.

El colmo fue cuando me encapriche a conquistar también Polonia. Para ello llegue a un acuerdo con la URSS de Stalin, es decir, con la Komintern que era la organización comunista internacional que se fundó en marzo de 1919 por la agrupación de todos los partidos comunistas de los distintos países; para repartirnos Polonia y así no entrar en polémicas ni en guerras. Pero Francia y Gran Bretaña no permitieron, o mejor dicho no se quedaron parados ya que anteriormente con la política de apaciguamiento que había inventado Chamberlain les había ido bastante mal. Posteriormente a causa de la desastrosa política llevada a cabo, Chamberlain fue sustituido por Churchill. Pero a pesar de esto, realmente sí llegue a conquistar lo que me pertenecía de Polonia. También discriminé a todos los judíos en el guetto y a todos los de la iglesia católica (cura, monjes…) ya que todos éstos poseían un gran poder sobre la población. He de destacar el caso del papa Pío XII puesto que realmente me caía muy bien porque no hacia absolutamente nada para corregir las atrocidades que yo estaba realizando. Entonces cuando conquisté parte de Polonia, en 1939, estalló la Segunda Guerra Mundial que en un principio era el bando de los aliados, Gran Bretaña y Francia contra el eje que en un principio era solamente mi Alemania nazi. Realmente Francia no duró mucho, puesto que en  1940 la conquisté y la dividí en dos partes, la Francia ocupada por mí donde se encontraba París y la Francia de Vichy donde se encontraba el general político francés Petain. Algunos franceses junto a De Gaulle se exiliaron a Inglaterra cuando conquisté parte de Francia. A estos se les denominaron Francia libre.

 

Tras esta gran invasión, la guerra iba realmente inclinada hacia mi favor puesto que a pesar de esta gran victoria, Italia, dirigida por el fascismo de Mussolini se unió a mi imperio. Obviamente, Mussolini no es tonto, y se unió cuando la guerra iba en perfectas condiciones para mí. Yo sin más remedio, lo recibí con los brazos abiertos ya que era uno de los pocos junto con Franco que tenía una ideología como la mía. La España de Franco también fue un caso bastante interesante. Franco, a España, la tenía como un estado neutral a principios de la Segunda Guerra Mundial. Posteriormente, al igual que Mussolini, al ver que la guerra iba muy bien para mí, pues paso de neutral a no beligerante. Verdaderamente él quería entrar en la guerra, pero yo rotundamente le dije que no, ya que España era un país que acababa de salir de una Guerra Civil y esto no era bueno ya que tenían que recomponerse. Y Por último cuando vio que la guerra se me podía venir a bajo, se paso de nuevo a neutral. Esto no me gusto para nada puesto que yo confiaba plenamente en él y él concientemente me metió una pequeña puñalada trapera. Bueno… y el caso de Mussolini, pues no me dan ganas ni de comentarlo, ya que fue un gran error que su Italia se uniera a mi imperio porque en todos los potajes que se metía, ahí tenía que ir yo a ayudarlo con mi ejercito. En África, sobre el año 1941, Italia estaba intentando conquistar las colonias de Gran bretaña y Francia. Intentando porque realmente tuve, como siempre, que mandar ayuda. Esta ayuda fue un ejército denominado África Korps dirigida por Rommel. Pero poco a poco fueron perdiendo fuerza e Inglaterra fue ganando otra vez sus colonias. Tanto es así que los aliados llegaron hasta la propia Italia, echando a Mussolini al norte de Italia y creando así la republica de saló donde de nuevo tuve que ayudarlo mandando ejércitos para combatir en la republica de saló e impedir que los aliados conquisten toda Italia.

 

Antes de ocurrir todo eso, en Julio de 1940, decidí atacar a la única potencia que estaba resistiendo a mi gran ejército. Esa potencia era Gran Bretaña. Esta batalla se llamó la batalla de Inglaterra y en ella intenté dominar la vía aérea mediante mis fuerzas aéreas, la Luftwaffe dirigida por el comandante Goring. Personalmente yo pensé que iba a ser pan comido ya que todo me estaba saliendo como rueda pero las fuerzas aéreas de Inglaterra, la RAF, resistieron bastante bien mis ataques aéreos. No había otra forma de intentar conquistar esta isla puesto que para atacar marítimamente, primero tenía que dominar totalmente el aire. Pero a continuación, hice algo que para muchas personas fue un mal golpe estratégico. Para mí, será porque soy muy orgulloso y no se perder, no fue para nada mala idea. Lo que pasó en mi opinión, es que mi ejército no estuvo en pleno rendimiento y por eso el fracaso de esta acción estratégica. El golpe consistió en atacar a la URSS a traición ya que antes de que empezara la Segunda Guerra Mundial pactamos repartirnos Polonia. Pero este pacto lo corté y empecé a invadir Polonia. No solo Polonia sino muchos, muchísimos, territorios de la URSS. Tanto fue que en 1941 llegue hasta la cuidad de Leningrado donde apliqué la orden de que fuera constantemente bombardeada y sistemáticamente privada de sus suministros. En este mismo año, Japón y EEUU, entraron también en la guerra. El primero en el eje y el segundo en los aliados. Esto fue así porque el imperio de Hirohito, Japón, atacó a traición a una base marítima de la potencia de Roosevelt llamada Pearl Harbour ya que EEUU sufría un gran bloqueo económico.

 

Pero en Junio de 1942, pensándolo ahora, fue uno de los peores momentos de mi vida, ya que en esta batalla de Stalingrado, los soviéticos nos ganaron y empezaron a recuperar su territorio perdido. A Partir de aquí, aunque me cueste mucho decirlo, empezó el hundimiento. Entonces intenté realizar la solución final. Donde pretendía exterminar a toda la raza judía y también algunos gitanos. Los enviaba a campos de concentración sin compasión para intentar acabar totalmente con la raza judía. Estas matanzas las realizaba en lugares como Odessa que también era una red de colaboración desarrollada para ayudar a escapar a miembros de la SS; y Treblinka. En el verano de  1944 intentaron atentar contra mi vida. Ya no podía confiar en nadie, absolutamente en nadie, ya que la propia gente de mi bando intentaba matarme. Este gran atrevido fue Stauffenberg. Lo intentó en un lugar donde me solía reunir mucho con mi gente para planear todo tipo de cosas. Este lugar se llama la guarida del lobo. Gracias a Dios, no pudo matarme puesto que no completo la bomba con la que pretendía matarme y en ese día, por suerte, no estábamos en el bunker donde nos solíamos reunir en la guarida del lobo si no en una pequeña cabaña porque ese preciso día hacia un calor descomunal. Para mi beneficio pasó todo esto y no fui muerto en manos de esta traidora persona.

 

Retomando al tema del hundimiento…el hundimiento…aunque me cueste reconocerlo fue así. Yo tenía un gran deseo de conseguir el Santo Grial a ver si este me sacaba y me ayudaba de ésta deprimente crisis ya que me veía el amo de toda Europa y en menos de nada lo empecé a perder todo. Los soviéticos empezaron a recuperar los territorios que yo les había “robado” y mientras tanto las demás potencia aliadas, EEUU y Gran Bretaña, también empezaron a recuperar terreno por el este, exactamente en el desembarco de Normandía en Francia. Ahora ya están muy cerca de Berlín.

 

Hace unos meses, exactamente en Febrero, se reunieron Churchill, Roosevelt y Stalin, en la conferencia de Yalta donde empezaron a ponerse de acuerdo para repartirse todo el territorio una vez se hundiera mi ideología. Esto me resultó como una patada en la barriga ya que ahora lo veo más claro, pero yo soy muy positivo y muy cabezota y hace unos meses todavía no tenía  del todo claro que iba a perder la guerra. Ya ahora pues sí lo se con seguridad ya que los propios soviéticos están a unos cuentos metros de Berlín y si viendo esto pienso que voy a ganar la guerra me estoy totalmente engañando a mi mismo. En esta reunión también quedaron para que las fuerzas aéreas de Inglaterra, la RAF, bombardeara sin compasión y destruyendo todo lo que veían por delante a la cuidad de Dresde. A ver como quedó mí ciudad se me pusieron los pelos de punta ya que dejaron todo completamente en ruinas. Fue una pena el no poder desarrollar más nuestro cohete V2 ya que si esto hubiera sido así las tornas de la guerra hubieran girado hacia otro lado.

 

Bueno…hasta aquí, con mucha pena, dura mi último capítulo de este diario. Se dice que cuando te vas a morir, piensas todo lo importante que te ha sucedido en la vida. Principalmente lo que he hecho yo aquí ha sido eso. Sinceramente, estoy muy orgulloso conmigo mismo a pesar del desastroso hundimiento de la Alemania nazi. Creo que he actuado bien, y realmente no me arrepiento de nada. Sólo espero que yo quede  resaltado en la historia de la humanidad junto con mi ideología. Mi sueño casi fue hecho realidad, falto poco, muy poco. Si hubiera vencido a las RAF de Inglaterra toda Europa hubiera pasado a mi mando y el nazismo hubiera cubierto todo el planeta. Pero eso no fue así. Todo no sale como a uno le gustaría o como uno espera. Ahora como he dicho al principio me dirigiré a quitarme la vida puesto que pienso que es la mejor opción en vez de que los aliados me capturen y me hagan sufrir como no ha sufrido nadie. Con esto diré adiós a ti, mí querido diario, y a mi vida…

 

Hasta siempre…

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres.

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres